Carta de Wendy Acosta

Después de unos días en familia y de descanso vuelvo a ponerme al día y quiero contarles un poco de mi experiencia en España.

En diciembre del año pasado tuve la propuesta del UDG Tenerife, 6 meses después del mundial de Canadá. Al no conocer nada de este equipo me puse a investigar. Al leer y hablar un poco con los directivos me di cuenta que era un equipo debutante en primera división de la liga española donde la primera fase de la temporada iban en el puesto 6 . El primer contacto con sus directivos me produjo muy buena impresión, un trato cordial y amable fue lo que, poco a poco, me fue convenciendo de que era una muy buena opción, además de que el proyecto era bastante ambicioso y era lo que más me llamaba la atención.

Después de una semana ya estaba en Tenerife, una de las 7 Islas Canarias, un lugar fascinante que me recibió de gran manera. Mi aventura de vivir en Europa fue extraordinaria, jugadoras de gran calidad y una liga muy competitiva.

Comparando esta experiencia con Estados Unidos, ésta fue definitivamente muy particular, los retos tanto individuales como grupales eran muy grandes. Al final de la temporada logramos hacer historia con nuestro pase a la Copa de la Reina, conseguimos ser séptimas en la tabla y mantener muy buenos números durante la temporada. No fue fácil y al principio eran casi imposibles estas metas pero lo logramos. Un grupo increíble de personas y de directivos, pero vale mencionar a la gran afición que sigue a este equipo y del ambiente tan especial y bonito que se vivía en cada partido.

Al final de esta aventura las cosas cambiaron, aún sabiendo que quería seguir en este gran equipo y seguir compitiendo en esta gran liga. Tuve que poner en una balanza mi situación personal y profesional, algunos saben que a pesar de mi carrera futbolística estoy por graduarme en Educación Preescolar y Educación Física. Al finalizar la temporada tuve una propuesta laboral en Costa Rica la cual no podía rechazar.

Es una oportunidad muy importante para mi vida ya que además del fútbol es mi pasión lo es también la educación. El ser docente es una gran parte de mi vida la cual disfruto mucho y creo que es una de las formas de poder llegar a ser un modelo de vida para tantos niños y niñas.

No dejare de jugar fútbol ya que sé que puedo seguir jugando y preparándome aquí en el país como lo hacen muchos atletas. Sé que puedo seguir rindiendo y soñando por un mundial más. Para finalizar solo puedo agradecer eternamente a UDG Tenerife y a mis compañeras de equipo por creer en mí y por darme todo el apoyo durante mi estancia en la Isla, a la afición y a la prensa que durante 6 meses me hicieron sentir como en casa.

Esto no es un adiós porque no sabemos las vueltas que da la vida pero quedo con un gran recuerdo de lo hermoso que es Tenerife y lo PURA VIDA que es su gente.

Me despido con la misma sonrisa y la misma ilusión de mi primera foto en Tenerife.

Wendy Acosta

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed